Email Marketing: guía paso a paso para crear tu estrategia

Email marketing: guía para crear una estrategia que te genere resultados

Hoy en día, no tener el email marketing integrado en tu estrategia digital, es estar perdiendo una oportunidad de oro para crear una comunidad propia (que no dependa de los caprichos de la red social de turno), para generar una relación cercana de confianza tus clientes potenciales y para aumentar tus ventas y el retorno de tu inversión.

(Ahí es nada).

Y que no es que lo diga yo. Es que mira.

  • Somos más de 4 mil millones de usuarios activos de correo electrónico. Y en aumento; se espera que en 2025 la cifra esté en los 4,6 mil millones.
  • En el 2022, se enviaban 333 mil millones de correos electrónicos al día.
  • Se le calcula una tasa de retorno sobre la inversión (ROI) promedio de $40 por cada $1 que se invierte (¡dime en qué canal más se consigue un dato así!)
  • El 81% de las pequeñas empresas dependen del correo electrónico como su principal canal de adquisición de clientes y el 80% como canal de retención.
  • El 89% de los profesionales del marketing utilizan el correo electrónico como canal principal para generar clientes potenciales.

Esta muestra de cifras es para plantearse empezar a sacarle partido (como es debido) a este canal, ¿no?

Yo digo sí. Así que voy a desarrollar más todo esto, que hay mucha tela que cortar.

¿Por qué es tan efectivo el email marketing?

Lo que hace del email marketing el rey de reyes de la efectividad, son todas las posibilidades que ofrece para conectar con nuestros clientes potenciales de forma mucho más directa y personalizada.

Además, las opciones de segmentación, hacen posible tener a tus suscriptores bien organizados según su procedencia, intereses e interacción y poder utilizar esta información estratégicamente.

Lo que se traduce en impactar con los mensajes adecuados, al público adecuado.

(Lo suyo, vamos).

Además, el que permita medir los resultados de forma muy precisa, dándote información detallada sobre las aperturas, los clics, las conversiones y otras métricas relevantes (¡y sus protagonistas!), es una mina de oro de la que extraer conclusiones y decisiones.

¿Qué es una estrategia de email marketing?

Ahora que ya hemos repasado todas sus virtudes, vamos a bajar a tierra de qué hablamos, cuando hablamos de email marketing.

Contar que es una técnica de marketing digital que utiliza el correo electrónico como herramienta de comunicación con los clientes y que consiste en blablabla, quizá (seguro) es irme demasiado atrás.

Eso entiendo que lo tiene claro incluso mi tía Elvira, poco tecnológica ella.

Así que voy a pasar directamente a meter el concepto ‘estrategia’ en la ecuación.

Una estrategia de email marketing es un plan detallado de acciones que pones en marcha para generar una base de datos cualificada de clientes potenciales con la que construir una relación de confianza y fomentar así la interacción, las ventas y la recurrencia.

Eso sí. Esto no se consigue enviando cualquier email, de cualquier manera.

Esa relación de confianza se genera en base a la personalización, el valor que le aportas a tus suscriptores y la constancia.

Si solo envías (de pascuas a ramos) emails de vender, vender, vender, que no aportan un ápice de valor. De ‘Hola, cómprame’. De ‘Mira, aquí tienes un descuento’… Olvídate.

¿Cómo diseñar tu estrategia de email marketing?

Tener una estrategia de email marketing es un proceso complejo en el que tienes que tener muy bien planificado cómo vas a conseguir suscriptores, qué les vas a contar, cada cuánto les vas a escribir y unos cuantos detalles más.

Así que vamos por partes.

Define tus objetivos

Como en todo proceso de bien que se tercie, lo primero que tienes que tener claro es qué quieres conseguir.

Pasar a la acción sin seguir una dirección, suele tener resultados poco fructíferos.

Así que con tu estrategia en general, y con cada email en particular, debes tener muy claro qué quieres conseguir: autoridad, tráfico, ventas, participación en X…

De tus objetivos globales y específicos, dependerán en cada momento tus contenidos, tus propuestas, tus llamadas a la acción…

Analiza a conciencia las estrategias de email marketing de tu sector y tu competencia

Antes de meterte en faena con tu propia estrategia, algo más que recomendable es que eches un buen vistazo a lo que están haciendo otros ahí fuera.

Y ojo, esto no quiere decir que todo lo que descubras esté bien, ni que tengas que replicarlo.

Pero te dará muchísima información valiosa para inspirarte a la hora de entrar oportunidades de diferenciación y de modelar estrategias que pinten bien.

Ponte en modo Colombo y descubre:

  • ¿Tus competidores utilizan el email marketing?
  • ¿Cómo lo utilizan?
  • ¿Qué ofrecen para captar los datos de sus clientes potenciales?
  • ¿Cómo nutren después la relación?
  • ¿Con qué frecuencia envían emails?
  • ¿Qué cuentan y cómo lo cuentan?

Evidentemente, para tener respuesta a estas preguntas, vas a necesitar suscribirte a sus listas.

Accede a sus lead magnet (el recurso gratuito para captar los datos) y sigue atentamente todo lo que ocurrirá después en tu bandeja de entrada.

(Recomendación: crea una cuenta de gmail solo para esto. Por favor, que no lleve tu nombre y apellidos :D)

Define y crea el lead magnet que ofrecerás tú

‘Suscríbete a mi newsletter para recibir novedades’, así, sin más, dejó hace eones de ser una estrategia eficaz para conseguir suscriptores.

Hoy en día, ofrecer algo que aporte valor a tu público objetivo, es imprescindible para que decidan darte permiso para colarte en su bandeja de entrada.

Eso sí, eso que ofrezcas tiene que cumplir una serie de requisitos para que realmente funcione como pieza de tu estrategia.

Entre ellos, y sobre todo:

  • Que sea relevante para tu público, estando enfocado en su principal problema o deseo
  • Que sea de fácil acceso y consumo
  • Que aporte valor real y accionable
  • Que no dé la solución completa a su problema (claro)

Y esencial: que esté directa y absolutamente relacionado con lo que vendes.

Si no, tu lista se llenará de personas que después no estarán interesadas en comprarte.

Teniendo en cuenta tu tipo de negocio, lo que vendes, tus recursos y el perfil de tu cliente ideal, podrás optar por una u otra de las múltiples opciones que hay: guía, ebook, plantilla, masterclass, prueba gratuita, checklist, sesión inicial gratuita, vídeo de valor, descuento, reto, artículo privado…

O quizá simplemente una historia. Escrita, en audio, picada en piedra.

Pero una historia que les ayude. Y les deje con ganas de más.

Selecciona tu herramienta de email marketing

Hay tantas opciones, TANTAS, que puede que cuando te pongas a buscar información y opiniones, termines con un grado curioso de infoxicación y más dudas de las que tenías al empezar.

Así que, por si te facilita la labor y te evita el colapso mental, aquí te dejo dos recomendaciones basadas en mi experiencia:

Gratuita: Mailerlite

Ahora mismo, y de las que conozco, es una de las herramientas de email marketing más completas en su versión gratuita. Te permite tener hasta 1.000 contactos y, muy importante, crear automatizaciones ilimitadas.

Genial para tener opciones muy buenas, sin complicarse mucho la existencia.

Yo antes era muy pro Mailchimp, pero su versión gratuita ahora ha quedado muy por detrás de Mailerlite.

De pago: Active Campaign

Si quieres meterte hasta la cocina del email marketing, hacer automatizaciones más complejas y tener opciones más avanzadas, puedes irte directamente a la herramienta reina.

Eso sí, la curva de aprendizaje es mayor, así que tienes que tener tiempo y ganas. (Si vas a hacerlo solo/a: tutoriales al poder. Si puedes, paga para que lo haga otro/a :D))

No tiene versión gratis, pero sí prueba de 14 días. El plan más bajo a día de hoy, hasta 1.000 contactos, son 29$ al mes en pago anual, y 39$ si quieres pagar mensualmente.

Crea tu automatización básica

Elijas la herramienta que elijas, tendrás sí o sí que crear en ella tus listas o grupos de contactos y, al menos para empezar, tu automatización de bienvenida y entrega de lead magnet.

Independientemente de lo que decidas sobre cuándo y cuánto enviarás después de forma recurrente a tus suscriptores, esa primera parte tiene que estar lista y automatizada con:

  1. Correo de confirmación de correo electrónico, si tienes el doble opt-in activado (que no es obligatorio [no, no lo es], pero sí recomendable para que tu base de datos esté más cualificada).

  2. Correo de entrega del lead magnet. En el que te presentas, les envías el enlace a tu recurso gratuito y puedes aprovechar para contar qué pueden esperar a partir de ahora (de qué les vas a hablar, si recibirán un email por día durante la siguiente semana, si recibirán tu newsletter todos los domingos…). Así, quien no esté interesado, que se dé de baja cuanto antes. No es tu cliente ideal.

Después, tienes dos opciones.

3.1 Que después haya una serie de correos automatizados, de número y frecuencia variable (según la estrategia que hayas definido y con lo que te sientas cómodo/a), donde empezar a generar una relación de tú a tú con tus suscriptores contando historias sobre tu marca, tus servicios, tus clientes…

3.2 Que entren directamente a tu newsletter y empiecen a recibir tus correos con la periodicidad que decidas (diario, semanal, quincenal…).

Lo único que no es opción, es entregarles el lead magnet y no volver a dirigirles la palabra. Eso es, directamente, haber hecho todo este trabajo para nada.

Experimenta y prueba, mide, ajusta

Experimenta, prueba diferentes fórmulas, horarios, asuntos, contenidos, formatos, llamadas a la acción… Ve testeando diferentes variables y descubre lo que mejor te funciona.

Las herramientas de email marketing te dan toda la información que necesitas tener enfrente para saber lo que está funcionando y lo que no.

Así que consulta y utiliza estos resultados, para ir dando con las mejores teclas, ajustar tu estrategia de email marketing y mejorar tus futuros envíos.

9 tips para crear (buenos) emails

  1. Decántate más por los correos de texto plano o con pocos elementos gráficos, que por grandes alardes de diseño. Cuanto más parecido sea tu email al que enviarías a un amigo/a, mejor funcionará.

  2. Utiliza las variables automáticas para personalizar tus emails. Que nos llamen por nuestro nombre, es algo que nos gusta y que crea un efectivo positivo y persuasivo. Incluye (con cabeza y mesura) la etiqueta del nombre en asuntos, saludo, frases concretas, llamadas a la acción… No abuses y pongas el nombre cada dos líneas, el efecto se dará vuelta y será todo muy antinatural.

  3. En tu formulario de suscripción, indica que te anoten el nombre SIN apellidos, o pon dos casillas diferenciadas para estos dos campos. Porque si llamar a alguien por su nombre es poderoso, un «Hola, María de la Concepción Pérez Domínguez», se lo carga todo. Algunas personas no te harán caso y lo pondrán de todos modos. Aún así, para mí merece la pena personalizar los emails con nombre.

  4. Haz una limpieza periódica de tu base de datos. Si María de la Concepción lleva 6 meses sin abrir ninguno de tus emails, pinta que no le interesas mucho, ni se convertirá nunca en tu cliente. Que no te tiemble el pulso al eliminar suscriptores. No importa la cantidad, importa la calidad. Y es más, la cantidad sí importa, porque estarán haciendo bulto y subiendo tu cuota mensual de la herramienta a lo tonto.

  5. Trabaja muy bien los asuntos de tus emails para generar interés y curiosidad y que tus suscriptores tengan ganas de abrir el correo para descubrir lo que vas a contar. Pero claro, que lo de dentro tenga relación. No me seas clickbaiter.

  6. Define un solo objetivo para cada email e incluye, por tanto, una sola llamada a la acción. Veintidós enlaces a cosas diferentes, pidiéndoles que hagan esto o lo otro, o si no lo otro o todo a la vez, hará que no hagan nada.

  7. Utiliza el storytelling en tus emails para entretener, crear imágenes y emocionar con tus contenidos. Las historias son la mejor herramienta para conectar y generar confianza y empatía. Eso sí, no cuentes historietas por contar, sin ningún tipo de puente lógico que tender hacia lo que realmente quieres contar en ese email relacionado con tu marca o tus servicios/productos. ¡Ni te las inventes, por favor!

  8. Usa el recurso de la postdata, para resumir o repetir la información más importante del email y la llamada a la acción / enlace. Muchas personas van directas ahí, aprovecha ese espacio.

  9. Sé natural, sé tú. Utiliza de forma coherente y consistente la voz y el tono de tu marca y no caigas en el error de querer parecerte a nadie de tu sector (o de otro) a quien no te pareces, por mucho éxito que tenga su forma de comunicar. Las bandejas de entrada están llenas de gente que habla como…


Si has llegado vivo/a hasta el final del artículo, espero que también hayas llegado con mucha claridad e información que pueda ayudarte a poner en marcha tu estrategia de email marketing.

Y si necesitas un cable, puedo ser esa persona a la que confiar todo este trajín y descomplicarte.

Me tienes al otro lado de contacto@elenaganton.com para darle caña.

TE RELEVO LA TECLA | O si de momento, puedo ayudarte por aquí resolviendo alguna duda que te haya surgido, te leo (y te respondo, claro).

Deja un comentario

Compartir

Deja un comentario

Suscríbete al Primer Vermú
Mi newsletter semanal con tips, historias, ejemplos, información y lo que surja, para ayudarte en diferentes patas de tu negocio.

En el primer email te contaré a cuento de qué he llamado así a la newsletter. Y dos recomendaciones relacionadas.

Clase gratuita

Las 3 fases para (re)construir una marca y un negocio digital que te lleven a diferenciarte, conectar y vender más
(Casi) 24 minutos de contenido sin promesas locas, para ayudarte a tener más claridad sobre todas las piezas necesarias
Dime...
¿Dónde quieres que te envíe los domingos 'El Primer Vermú'?

Responsable: Elena García Antón Finalidad: Enviarte la newsletter y comunicaciones sobre servicios relacionados Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: Los datos que me facilitas están ubicados en servidores de proveedores con sede en la UE o acogidos al acuerdo Privacy Shield. Y no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en contacto@elenaganton.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información adicional: en mi Política de Privacidad puedes consultar más información detallada sobre Protección de Datos.